martes, 29 de julio de 2014

Bizcocho de manzana sin yogurt y apto para diabéticos.

Charlando con mi madre sobre que el médico le ha dicho que vigile el azúcar y ciertos alimentos, me decía que se cansaba de tomar el café con tostadas y de tener que andar mirando qué llevaban las magdalenas, las rosquillas o las galletas que compra para el desayuno, y la animé a que se preparase sus propios bizcochos (algo que no es tampoco algo nuevo para ella), pero claro, para controlar el azúcar tenía que añadirle otro tipo de edulcorantes que tampoco le hacían mucha gracia por el "rastro de sabor" que dejan.

Entonces recordé que mi amigo Tomás, de El Saber Culinario subió una entrada hace un tiempo sobre la Stevia, así que nos animamos a experimentar.




Ingredientes:

3 huevos
20 gr. de Stevia
3/4 de un vaso (de los de agua normales) de leche desnatada
1/2 vaso de aceite de oliva
1 vaso de harina
1 sobre de levadura
canela (al gusto)
2 manzanas reineta


Precalentar el horno a 180º encendido arriba y abajo.

En el vaso de la batidora ponemos los tres huevos, la stevia y la leche, mezclamos bien, tamizamos la harina con la levadura y la canela y la añadimos a la mezcla anterior junto con el aceite de oliva.

Cuando tengamos todos los ingredientes bien integrados, añadimos las manzana peladas, descorazonadas  y partidas en trocitos finos. Mezclamos esta vez con una cuchara. Colocamos la masa del bizcocho en un horno previamente engrasado y horneamos, bajando la temperatura a 170º y con el horno encendido solo abajo, durante 35 - 40 minutos. Como esto depende de cada horno os recomiendo que cuando veáis que tiene un tono dorado y ya ha subido pinchéis con un palito de brocheta (en su defecto con un cuchillo) y cuando salga limpio ya podéis sacarlo del horno.

Dejar enfriar antes de desmoldar.

Podéis completar este bizcocho abriéndolo a la mitad y rellenando con confitura de melocotón sin azúcar (riquísimo).

Espero que os guste.


jueves, 24 de julio de 2014

Macarrones con berberechos y salsa de remolacha

Aquí estoy de nuevo despues de varios meses sin publicar nada, a ver si me pongo las pilas que ya las tengo recargadas y mantengo el blog al día.

La receta que os traigo hoy es de esas que preparas por que estás aburrida y quieres comer un plato de pasta distinto y resulta que vas.. y aciertas! Así que aquí os la dejo, a ver que os parece.



Ingredientes:

400 gr. de pasta (yo la hecho a ojo, pero viene a ser eso)
150 gr. de berberechos
1 cucharada sopera de alcaparras
1 ajo
1 remolacha cocida
1/2 cebolla
zumo de limón (yo usé medio porque era muy grande)
albahaca fresca


Cocemos la pasta en agua hirviendo con sal, escurrimos y reservamos.

Se ponen los berberechos en agua con sal para que suelten la tierra que puedan tener (yo lo puse por la mañana temprano y los hice a mediodía). Bien enjuagados y escurridos los ponemos en una sartén con un chorrito de vino blanco y los dejamos hasta que se abran. Cuando se hayan enfriado un poquito los sacamos de la concha y reservamos.

En el vaso de la batidora ponemos la remolacha troceada con un poquito de su jugo, la cebolla picada, el zumo de limón, un pellizco de sal y un chorreón de aceite de oliva y trituramos bien.

En una sartén con un poquito de aceite ponemos el ajo picado, cuando apenas haya cogido color añadimos las alcaparras, damos una vueltita y añadimos los berberechos, salteamos ligeramente y añadimos la pasta y la albahaca, dejamos hacer un poquito, que la pasta coja el sabor y listo.

En un plato colocamos la pasta


Cubrimos con un poquito de salsa de remolacha


Y terminamos decorando con 4 o 5 berberechos


Espero que os guste!!