jueves, 23 de agosto de 2012

La sandía, un gran tesoro

      Estos días la dietista me recomendó que tomara sandía o papaya cuando tocara fruta (generalmente entre comidas), dado que en el fantástico mercadillo que cada lunes ponen abajo de mi calle es mucho más fácil (y barato) encontrar sandía y sumándole que Juan, el frutero, me elige siempre la fruta más rica, y nunca me dio una sandía o un melón que no estuvieran bien dulcitos pero sin que estuvieran pasado, el resultado ha sido que me estoy poniendo morada a sandía, y yo tan feliz.. jejeje
     
      Os voy a contar un poquito sobre esta fruta tan dulce y refrescante, curiosidades que me da por buscar en Internet de vez en cuando.

     Para empezar os contaré que el origen de la sandía es africano y que su cultivo se extendió hace siglos desde la rivera del Nilo por las tierras bañadas por el Mediterráneo, y los pobladores europeos se encargaron de llevarla hasta América donde su cultivo se extendió por todo el continente.

     En la actualidad los mayores productores son España, Italia, Grecia, Turquía, China y Japón.

     Tiene muchas propiedades, entre ellas las siguientes:


  • Es baja en calorías: a pesar de su sabor dulce apenas tiene un escaso porcentaje de hidratos de carbono en forma de azúcares, por lo que tiene un bajo valor energético y calórico, esto lo hace ideal para el control de peso.
  • Rica en vitamina A: Lo que la convierte en un gran antioxidante que ayuda a purificar el cuerpo.
  • Contiene Licopeno, que aparte de darle ese color rojo característico, ayuda a prevenir ciertos tipos de cánceres y a disminuir el colesterol.
  • Contiene vitamina C, que además de ayudar con los catarros tiene otras virtudes, favorece la formación de colágeno, que no solo previene el envejecimiento de la piel si no que también ayuda en la cicatrización de heridas, cortes, quemaduras...
  • Contiene vitaminas del grupo B como la vitamina B6 (Piridoxina) que hace que el organismo aproveche de forma adecuada los hidratos de carbono y las grasas y también regula el sistema nervioso. La vitamina B3 (niacina) que reduce los niveles de colesterol y la hipertensión, también protege el aparato digestivo y da luminosidad a la piel.
  • Por su algo contenido en agua (el 93%) se convierte en un gran aliado en los meses de verano para prevenir la deshidratación. Además su gruesa cascara hace que se mantenga en buenas condiciones a temperatura ambiente.
  • Contiene Potasio que es un mineral necesario para la trasmisión y generación del impulso nervioso así como para la correcta actividad muscular.
  • También contiene Manganeso que es un mineral necesario para la formación de los huesos y para el correcto aprovechamiento de las proteínas.
  • Su alto contenido en fibra favorece el tránsito intestinal con un suave efecto laxante.
  • Es diurética, aumenta la secreción de orina facilitando la eliminación de impurezas lo que la hace ideal para las personas con problemas de próstata, de riñones, de hipertensión o con problemas de sobrepeso con tendencia a la retención de líquidos... 
Después de conocer todos estos datos sobre la sandía y teniendo en cuenta su sabor y lo refrescante que es, ¿quién no quiere una rajita de sandía?








3 comentarios:

  1. para el verano es la fruta ideal pues nos hidrata bien y nos satisface.
    Besosss
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    Ah! si quieres sacar las letras de verificación de la palabra yo te explico,

    ResponderEliminar
  2. Junto con el melon y alguna otra es mi fruta preferida y encima bajita en calorias,que buena esta!
    saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Riquísima la sandía, me gusta mucho es una de las frutas que más refresca en verano.Un beso.

    ResponderEliminar